AHORRO EN LA FACTURA DE LA LUZ Y CUIDADO EN TU ROPA.

Hoy en día en la mayoría de hogares hay una secadora que sólo se utiliza en momentos puntuales debido a su consumo energético.
Bien, pues esto puede cambiar. En el mercado hay secadoras con un nuevo sistema de secado que hace que el consumo sea, entre un 40-50% menos en la factura de la luz y esto empieza a ser muy importante.
Este sistema se basa en la tecnología de una bomba de calor que por medio de un circuito cerrado aprovecha el calor para así reducir el consumo energético, mientras que con el sistema por medio de condensador, el aire es expulsado al exterior desaprovechando el calor y haciendo que el consumo se dispare.
Además, como la temperatura de secado es un 20% menos de la temperatura de las secadoras por condensación, hace que podamos alargar la vida de nuestra ropa.
Como resultado tenemos una secadora que además de ayudarnos a ahorrar en la factura de la luz, nos ayuda a conservar la ropa. Dos ventajas en un solo electrodoméstico.

Aquallar siempre con los 5 sentidos.